Un happy-end para Rexie, el gatito con silla de ruedas

Hoy me gustaría contaros la conmovedora historia del gato Rexie que, gracias al amor de su dueña  y a la ayuda de un veterinario que creyó en él, puede llevar una vida completamente normal a pesar de su problema con las patitas traseras 🙂

Fuente de la imagen: https://noticias.terra.com.mx

La historia de Rexie

Cuando era apenas un gatito, un pequeña bolita de pelo, Rexie tuvo un grave accidente: se cayó de la ventana y, con las articulaciones aún no completamente formadas, se lesionò las patas traseras.

Su propietaria lo llevó inmediatamente a la clínica veterinaria de emergencia donde permaneció hospitalizado durante unos días.

Los veterinarios no tardaron mucho tiempo para darle la terrible noticia: Rexie tenía las patas traseras completamente paralizadas y no daban a la pequeña criatura más de tres meses de vida.

La propuesta fue, como desgraciadamente suele pasar demasiadas veces en casos difíciles como este,la supresión del animal.

Su ama, sin embargo, no estaba satisfecha para nada con el diagnóstico recibido y se fue a escuchar la opinión de  otros  veterinarios que, desafortunadamente, todos llegaban a la misma conclusión:  el gato ya no podía mover sus patas y la opzión mejor era suprimirlo para evitarle demasiado sufrimiento.

No obstante todos estos diagnósticos tan negativos, la señora no se dió por ganada y continuó buscando una solución para rehabilitar el gato y salvarle la vida.

Sin saber qué alternativas existen para este tipo de parálisis, se puso a buscar informaciones y contactó especialistas y amantes de los felinos de otros países.

Gracias a estos nuevos contactos, descubrió algo que sin duda habría podido mejorar la calidad de vida de su pequeño amigo: una mini silla de ruedas para gatos que se podría aplicar a las patas traseras para que el animal pudiera continuar a caminar…

Una idea verdaderamente genial!

¿Como funciona una silla de ruedas para gatos?

 De hecho, una silla de ruedas para gatos es muy útil para que el animal recupere la movilidad y la forma física, ya que le permite continuar hacer movimiento.

Una silla de ruedas, como la que se utilizó para ayudar a Rexie  que sufre de una parálisis de las patas traseras, se compone de dos ruedas con barras de aluminio (u otro material ligero y duradero) unidas por una banda que se pone alrededor del cuerpo del animal.

En la parte delantera un cinturón evita que el gato avance y  anule la utilidad de la silla. También hay cierres especiales, donde se colocan  las patitas paralizadas para que permanezcan inmóviles y no impidan el movimiento de las ruedas.

Estos carros son perfectos para aquellos animales que, como Rexie, permanecieron paralizados en una o más patas y,  incluso para aquellos que han sufrido una amputación.

Fuente de la imagen: https://noticias.terra.com.mx

Cuando Rexie probó por primera vez este arnés especial, todo cambió para lo mejor!

Esta silla de ruedas permite que al gato de llevar una vida casi normal, ahora él puede salir con su dueña a dar un paseo por el parque y incluso puede correr tras las mariposas y los insectos 🙂

Rexie se ha convertido en un gato como todos los demás.

Desde una expectativa de tres meses de vida, ya tiene más de dos años y vive feliz con una familia que lo ama y cuida de él, haciendo todo lo que hacen los demás felinos 🙂

Gracias a su ama, que ha querido luchar para salvar la vida de su querido gato, Rexie continua viviendo en la mejor manera posible.

Una gran lección para aprender algo.

Nunca hay que tener prisa antes de tomar la decisión de suprimir un animal porque en la mayoría de los casos hay otras opciones que podrían salvar la vida de nuestro amigo peludo…

De echo, podríamos encontrar una optima solución como la que le se ha ocurrido al dulce Rexie 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *