Los perros que escuchan música clásica

Los estudios realizados por la Universidad de Madison en Wisconsin (U.S.A)  han demostrado que la producción de leche en las vacas que escuchan música sinfónica aumenta de un 7,5%.  Además se ha revelado que las vacas son más dóciles y estan más dispuestas a reunirse en el establo cuando escuchan las delicadas notas de una pieza de música clasica.

Para algunos puede parecer una leyenda urbana, aunque los estudios realizados revelan que la música tiene un fuerte efecto en la fisiología y en el comportamiento de varias criaturas. De hecho, muchos investigadores ya han empezado a explorar los efectos de la música en plantas, aves, peces, monos, elefantes, vacas, caballos y en fin, también en los perros.

Los seres humanos estamos familiarizados con el efecto que produce la música en nuestro estado de ánimo y en nuestro comportamiento. La música clásica es famosa por ser capaz de reducir nuestra ansiedad, por mejorar nuestro humor, por bajar la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, favorecer el sueño, disminuir la percepción del dolor, aumentar la tolerancia a las manipulaciones dolorosas  y, en general, porque actúa como moderador de la respuesta al estrés. Por el contrario, existen otros tipos de música que provocan hostilidad, tristeza, fatiga y disminución de la claridad mental.

¿Cuál es el efecto de la música en los perros?

¿Se puede usar la música para brindarle una mayor serenidad y tranquilidad a nuestras mascotas?

Los estudios llevados a cabo en los refugios caninos sugieren que sí, que la música clásica calma a los perros y que, en respuesta a este tipo de estímulos acústicos, ladran mucho menos y duermen más de lo habitual.

Este efecto no es, sin embargo, extendible a cualquier pieza de música clásica, ni a cualquier tipo de música. Por ejemplo, la respuesta a la música heavy metal es totalmente diferente, ya que al parecer con esta las mascotas se excitan y reaccionan como si estuvieran en una situación estresante: se agitan más de lo normal, duermen menos, y pasan la mayoría del tiempo de pie y ladrando.

El motivo de estas reacciones es aún desconocido. En el caso de la música clásica, se ha sugerido que podría enmascarar los ruidos perturbadores del medio ambiente pero tal vez se trata de otro mecanismo más específico sin identificar. En cualquier caso,  lo cierto es que existe un efecto y, que en el caso de la relajación que se siente al escucharla, este comportamiento se manifiesta tanto en el perro como en nosotros, sus amos, por lo que puedo afirmar que la música clásica nos ayuda a ambos a alcanzar una condición de bienestar 🙂

Gracias a estas investigaciones, los estudiosos sugieren que la música, especialmente la clásica, se podría utilizar como una herramienta para enriquecer el entorno de vida de nuestros amigos de cuatro patas y, además, que ayudaría a disminuir el estrés y a acelerar los procesos de curación durante periodos de enfermedad.

Los resultados han sido tan sorprendentes que hoy en día hay varios centros de entrenamiento de perros y veterinarios que utilizan la música clásica para relajar a los animales antes del entrenamiento.

El uso de la música  en el tratamiento de los animales

El uso de la música en el tratamiento con los animales, que se llama terapia musical o musicoterapia, se utiliza sobre todo en los casos siguientes:

  • Ansiedad por separación del amo.
  • Ansiedad de veterinario.
  • Ansiedad de peluquero canino.
  • Cuando alguien viene a visitarnos en casa.
  • Cuando hay una tormenta o cuando hay fuegos artificiales que molestan al animal.
  • En todos los casos donde se sabe que la mascota se estresa.
  • Durante el proceso de curación del animal.

Desde el punto de vista físico, se sabe que uno de los efectos más relevantes de la música clásica en el perro, como de hecho también sucede en el ser humano, es que vuelve su respiración más tranquila y reduce considerablemente los latidos del corazón, fomentando así una mayor relajación y tranquilidad en la mascota.

¿Cuándo y cómo escuchar música clásica?

Acabo de describir una serie de situaciones específicas en las que podría ser útil para cualquier perro escuchar un poco de música clásica, pero en realidad hay muchas otras ocasiones en las que puede hacerlo.

No hay un momento mejor que otro, pero es especialmente ventajoso cuando el perro se queda solo en casa. Dejar la radio sintonizada en una emisión de música clásica durante nuestra ausencia promueve la relajación del perro y reduce su ansiedad; además de tranquilizarlo, permite también que no se sienta solo, ya que el sonido de la radio le hace compañía.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un uso excesivo de la música puede ser más perjudicial que beneficioso, ya que un entorno muy ruidoso es estresante para la mayoría de los animales. En este caso, para mejorar el bienestar del perro, reducir el ruido ambiental puede ser más eficaz que su exposición a música relajante.

Yo personalmente escucho un par de horas al día música clásica y he constatado buenos efectos tanto en mi estado de ánimo como en el de mi perrita 🙂

Nosotras preferimos piezas alegres como algunas de Beethoven, Vivaldi, Ravel, Strauss y, sin duda, las de Mozart, que al parece suele ser el más apreciado entre nuestros amigos de cuatro patas 😉

Concluyo diciendo que yo creo que la mayor parte de la música clásica es útil para ayudar a relajar a nuestros perros. Aún así también existen grabaciones que contienen composiciones realizadas exclusivamente para animales que tampoco están nada mal. Son colecciones de música clásica en las que muchas veces se intuyen sonidos típicos de la naturaleza, como son el canto de los pájaros o el susurro del viento entre las hojas de los árboles. Al fin y al cabo, ¿qué mejor que el sonido de los pajaritos piando o el ruido de las hojas en movimiento para que nuestro cachorro sienta el aire de un hábitat tranquilo y agradable?

Aquí os pongo el vídeo de una de las piezas que más nos gustan a mi y a mi perrita, espero que os guste a vosotros también 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *